¿Cómo se establece el refrigerio en las jornadas laborales con horario corrido?

¿Cómo se establece el refrigerio en las jornadas laborales con horario corrido?

A propósito de la sentencia recaída en la Casación Laboral N°11188-2017, Callao, la Corte Suprema de la República señaló que en el caso de trabajadores sujetos a un horario corrido, el trabajador tiene derecho a tomar sus alimentos de acuerdo con lo que establezca el empleador en cada centro de trabajo; reiterando que el tiempo de refrigerio no se incluye dentro de la jornada de trabajo.

El caso específico trató sobre el recurso de casación contra la sentencia que ordenó el recalculo de la indemnización a favor de un trabajador. La cual estableció que al aumentar el horario de trabajo en dos horas, debía aumentarse las horas computables para el pago de la indemnización por concepto “extensión de jornada de trabajo”.

La demanda pretendía el reintegro de la remuneración básica, los quinquenios y la gratificación de fiestas patrias por el incremento de la jornada de trabajo en los meses de enero, febrero y marzo, dispuesta por el empleador. La sentencia de primera instancia declaró fundada en parte la demanda, en lo referente a la extensión de la jornada de trabajo del accionante en una hora y treinta minutos; lo cual se acreditó con la “costumbre” como origen del horario reducido de seis horas diarias durante los meses de enero a marzo de cada año anterior, por lo que, al haberse modificado la jornada de trabajo de éstos meses a siete horas con treinta minutos sin que se hubiese acreditado que se estableció jornada de refrigerio, la empresa debió remunerar a sus trabajadores considerando la extensión de la jornada de trabajo en una hora y media diaria y con la sobretasa que disponía el artículo 5° del Decreto Ley número 26136.

La Corte Suprema determinó que el horario de trabajo se amplió en dos horas, pero sin delimitar el horario de refrigerio, el cual se fijó en media hora por medio de una Circular. La segunda instancia habría errado al no considerar esta media hora de refrigerio establecido.

Frente a esto, para la Corte, la extensión de la jornada de trabajo se dio respecto a una hora y media, y no en dos horas (considerando que parte del aumento de la jornada laboral fue destinada al refrigerio, el cual no forma parte de la jornada de trabajo); en ese sentido, el cálculo de la liquidación debió realizarse sobre este.

El considerando séptimo señala lo siguiente:

“De las pruebas aportadas, se evidencia entonces que la demandada ha demostrado que amplió el horario de trabajo en dos horas más, esto es de ocho y treinta de la mañana a cuatro de la tarde, sin que se establezca el horario de refrigerio, fijándolo recién mediante Circular de fecha ocho de abril de mil novecientos noventa y seis, estableciéndose entre la una y una y treinta de la tarde.

En tal sentido, debe computarse la extensión de la jornada de trabajo en una hora y media y no en dos horas como lo ha establecido el Colegiado Superior, bajo el argumento errado de que el horario de refrigerio formaba parte de la jornada y horario de trabajo. En esa línea de argumentación, al modificarse el amparo de la ampliación de la jornada en una hora y media y no en dos horas como lo ha establecido el Colegiado Superior; y habiendo este último despacho reliquidado los reintegros de remuneraciones y de los beneficios económicos reclamados (quinquenios, gratificaciones y Compensación por Tiempo de Servicios) con esta última jornada adicional de dos horas diarias, corresponde ratificar los cálculos económicos realizados por la primera instancia al respecto, con la base de una hora y media

Cabe señalar que el del artículo 7° del Decreto Legislativo N°854, Ley de Jornada de Trabajo, Horario y Trabajo en Sobretiempo, modificado por la Ley N°27671, publicada el veintiuno de febrero de dos mil dos, establece que:

“Artículo 7º.­ En el caso de trabajo en horario corrido, el trabajador tiene derecho a tomar sus alimentos de acuerdo a lo que establezca el empleador en cada centro de trabajo, salvo convenio en contrario. El tiempo dedicado al refrigerio no podrá ser inferior a cuarenta y cinco (45) minutos. El tiempo de refrigerio no forma parte de la jornada ni horario de trabajo, salvo que por convenio
colectivo se disponga algo distinto.”

En tal sentido, se puede concluir que en el caso del trabajo en horario corrido, la jornada de trabajo debe comprender un tiempo mínimo no podrá ser inferior a cuarenta y cinco (45) minutos para que el trabajador tome sus alimentos (refrigerio), el cual será establecido por el empleador a su criterio; debiendo tener en cuenta que el periodo destinado al refrigerio no forma parte de la jornada de trabajo.