¿Se desnaturaliza el contrato sujeto a modalidad por no consignar el nombre del contrato?

¿Se desnaturaliza el contrato sujeto a modalidad por no consignar el nombre del contrato?

En la sentencia recaída en el Expediente 00159-2013-PA/TC, el Tribunal Constitucional determinó que el error de no consignar claramente el tipo de modalidad de contrato modal no será una causal de desnaturalización del mismo cuando sea haya precisado la causa objetiva.

El caso específico trató la demanda de amparo presentada por un trabajador de la empresa Corporación Lindley S.A., solicitando que se declare nulo el despido incausado del que fue objeto; y que, se lo reponga en el cargo de operario de producción que venía desempeñando. El ex trabajador sostuve que laboró bajo la modalidad de contratos de trabajo por inicio o incremento de actividad, contemplados en el artículo 57 del Decreto Supremo N° 003-97-TR, los mismos que se desnaturalizaron por no cumplir con los requisitos previstos en la ley, tales como señalar la causa objetiva determinante de la contratación, entre otros. Afirmó que fue despedido sin expresión de una causa justa con el pretexto de la extinción del vinculo laboral por vencimiento del contrato de trabajo, por lo que se había vulnerado sus derechos constitucionales al trabajo y a la protección adecuada contra el despido arbitrario; señaló que se evidencia la desnaturalización de sus contratos al haber realizado una función distinta de la establecida en su contrato.

A decir del Tribunal, el contrato modal y su renovación no establecieron cuál fue la modalidad del contrato de trabajo (por inicio o incremento de actividades); no obstante, dicho error es de tipo material y se resuelve con la precisión hecha sobre la causa objetiva de la contratación.

Respecto a las funciones distintas realizadas, el Tribunal señaló que no se constató dicha alegación de lo actuado. En ese sentido, declaró infundada la demanda de amparo.

El Tribunal centró su argumentación en los siguientes puntos:

Fundamento destacado:

3.3. No obstante, si bien es cierto, que del tenor del contrato modal y de su renovación se desprende que no se ha especificado por cuál de las dos modalidades de contrato “por inicio o incremento de actividades” se ha optado, este error material se subsana al precisarse la causa objetiva de la contratación, por incremento de actividad.

3.3.4. Habiéndose justificado la utilización de la mencionada modalidad contractual, cabe concluir que la sociedad emplazada ha cumplido con la obligación de explicitar en qué sentido el incremento de actividad es realmente coyuntural o circunstancial y no permanente, lo cual se corrobora con el Informe Final de Actuación Inspectiva realizada a la sociedad emplazada respecto a los contratos de trabajo modales 2006-2010, detalle de trabajadores estables y contratados, boleta de pagos de remuneraciones, registro de entrada y salida de personal, de fecha 10 de noviembre de 2010, obrante de fojas 109 a 115, en cuya conclusión segunda se determina: “Que, la investigada CORPORACIÓN LINDLEY S A. , en la suscripción de los contratos de trabajo sujetos a modalidad (plazo fijo), por Inicio de Actividad o Incremento de Actividad, viene cumpliendo con los requisitos de forma previstos en la ley, así mismo, que la suscripción de los contratos en mención obedecen a las causas objetivas determinante de la contratación (principio de causalidad)”.

Consecuentemente, el hecho de consignar de manera específica, en el contrato modal y sus renovaciones, por cuál de las dos modalidades de contrato se rige la relación laboral, “por inicio o incremento de actividades”, constituye un error material que no desnaturaliza el contrato de trabajo, en la medida que, sea debidamente subsanado precisándose la causa objetiva de la contratación, la cual deberá estar referida al incremento de actividad.

Para cualquier consulta sobre referida al contenido de este artículo u otro tema en particular, comuníquese con nosotros a: contacto@navarrete.pe